El pensamiento obsesivo es plutoniano. Plutón siente una atracción magnética hacia todo aquello que parece ha quedado inconcluso. Cuando nos atrapa un pensamiento obsesivo, es difícil soltarlo, porque nos obsesionamos con ello!! 

Juzgamos a la obsesión como si fuera algo malo, y sentimos resistencia y rechazo ante ella porque nos hace daño. Paradójicamente, la obsesión sirve al Ego para evitar tener la experiencia sensible en el cuerpo, aquella a la que la vivencia nos invita.

Tener la experiencia sensible en el cuerpo irremediablemente nos transforma y afecta directamente al sentimiento de identidad que tenemos. El Ego inmaduro no quiere dejar de ser quien es porque entonces deberá enfrentarse a la incertidumbre, y ésta se asocia al peligro.

Es la resistencia a la resistencia a soltar del Ego lo que realmente nos hace daño y atrapa nuestro foco. Es el Miedo al Miedo lo que genera la culpa que nos hace quedar anclados repitiendo un mismo patrón mental emocional. 

La única manera de salir de este bucle, es a través de la Energía de Piscis…, vibrando alto. Piscis vibrando bajo valida la percepción que genera la obsesión y se mantiene receptivo. limpiando una y otra vez lo mismo. Piscis vibrando alto lo deja todo encima de la mesa y toma la decisión de perdonar a la obsesión desde el amor y la compasión, para luego darse la vuelta y adentrarse a lo desconocido con coraje Ariano.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *